Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Un archivador es sin lugar a dudas un mueble necesario en cualquier empresa, ya que, en definitiva facilita el almacenamiento de documentos de interés, además de que dependiendo del modelo que elijas puedes mejorar la seguridad, ya que, algunos son de apertura con llave, es decir, podrás resguardar aquellos documento u objetos a los que no quieres que cualquiera tenga acceso.
¿Cómo elegir el archivador ideal?
Los modelos, tamaños y diseños de estos son muy variados, de allí el hecho de que en ocasiones resulte difícil decidirse por alguno de ellos, pero veamos que deberás considerar para determinar cuál archivador es el ideal para ti.
Considera el espacio, como ya te he mencionado estos vienen en distintos tamaños, pueden ser de tres gavetas, de cuatro o de más, sin embargo si la oficina donde piensas instalarlo es pequeña, considera adquirir uno pequeño, que puedas incluso instalarlo sobre una mesa que ya se encuentre en el lugar.
Con llave o sin esta, dependiendo de las necesidades que pienses cubrir con este archivador puedes elegir uno que tenga llave, en caso de que lo que piense guardar en este sea de acceso restringido o uno de apertura convencional, es decir, sin ningún tipo de cerradura, ten en consideración que si optas por este último y cambias de opinión más adelante es posible instalarle una cerradura, así que tranquilo.
De madera o metálicos, este es otro factor que debe considerar, aunque en su mayoría los archivos en la actualidad son de material más resistentes que la madera, también puedes conseguirlos en este, así que tú determina cuál encaja más con tu oficina.
Cómo cambiar la cerradura.
Supongamos que elegiste para guardar tus documentos un archivador con cerradura, pero esta con el tiempo se ha ido deteriorando, qué harás, por supuesto cambiarla pero lo ideal es que lo hagas por ti mismo, de esta forma te estarás ahorrando un poco de dinero, así que vamos te enseño cómo hacerlo.
Lo principal será retirar la cerradura que estamos por cambiar, para ello deberás acceder al interior del cajón que esté más cerca de esta, retíralo para facilitar el acceso a la cerradura.
Estas cerraduras están sujetos con un anillo, lo principal será retirar este, de esta forma lograrás quitar la cerradura sin ningún inconveniente.
Retira la cerradura y procede a medir que la que has comprado es del tamaño y modelo adecuado, es decir, ¿encaja perfectamente en el espacio que ha quedado?
Inserta la nueva cerradura una vez verificada que cumple con los requisitos para funcionar adecuadamente en ese archivador.
Detrás de la cerradura, es decir por la parte interna del archivador deberás insertar el anillo que sujetará esta. Para que quede bien ajustado deberás insertar dos puntas que posee el anillo en los orificios destinados para esto.
Compruebe que haya quedado bien ajustada la cerradura y que funcione correctamente, verifica esto manteniéndolo abierto, no querrás que se cierra y no puedas abrirlo luego.
Mantenimiento general.
Los archivadores pueden llegar a deteriorarse con el tiempo, si observas que sus gavetas se atascan o no hacen un buen deslizamiento verifica lo siguiente.
Revisa los rieles, estos pueden llegar a doblarse o desviarse debido al uso continuo, en caso de que esto sucede unos golpecitos con un martillo bastará para enderezarlo.
Ajusta los rieles, en caso de que estén flojos procura ajustar los tornillos que los sostienen.
Lubrica, muchas veces se atascan por falta de lubricación, usando un poco de vaselina en los lados de las gavetas, ábrelas y ciérralas varias veces esto bastará para remediar el problema.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies